™ Notas de corte Filología Hispánica 2017

Notas de corte de la Universidad

Carrera de Filología Hispánica

La carrera de Filología Hispánica aporta una formación filológica general y el conocimiento de los aspectos lingüísticos, literarios y culturales inherentes a la lengua y literatura españolas.

Selecciona una comunidad autónoma

Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Andalucía
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Aragón
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Asturias
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Canarias
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Cantabria
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Castilla y León
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Castilla-La Mancha
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Catalunya
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Com.Valenciana
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Euskadi
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Extremadura
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Galicia
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Illes Balears
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en La Rioja
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Madrid
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Murcia
Notas de corte 2017 de Filología Hispánica en Navarra

Salidas laborales para Filología Hispánica

La carrera de Filología Hispánica se fundamenta en dos pilares básicos: el estudio del lenguaje y el estudio de la sensibilidad artística, manifestada en la literatura. La licenciatura en Filología Hispánica ofrece una visión completa de toda la literatura española e hispanoamericana, y proporciona un conocimiento exhaustivo de todos los géneros literarios, así como de las técnicas, características y recursos de cada tipo de texto. En cuanto al estudio del lenguaje, el filólogo se encarga de los problemas lingüísticos en todas sus dimensiones, bien sea en sincronía (fonética, fonología, sintaxis, semántica, gramática, pragmática....) o en diacronía; es decir, de todo lo necesario para la perfecta interpretación, producción y ejecución de textos, tanto orales como escritos. Además, la Filología está desarrollando una vertiente considerablemente práctica en la lingüística aplicada, que abarcaría disciplinas como la lexicografía, las investigaciones sobre la enseñanza del español como segunda lengua o sobre la lengua de signos y, sobre todo, las relaciones entre lingüística e informática. En cuanto a las salidas profesionales, la más conocida es la enseñanza. El filólogo puede convertirse en profesor de lengua y literatura en la enseñanza secundaria, pero también puede salir al extranjero como profesor de español. También puede optar por la crítica literaria. Asimismo, los filólogos pueden convertirse en lexicógrafos, dedicándose a la creación de diccionarios, tanto monolingües como escolares, y participar también en la macroestructura -y su selección- de los diccionarios bilingües. Otra de las posibles ocupaciones de los filólogos es la de correctores de textos: esta labor puede desempeñarse en editoriales y, en la actualidad, en empresas que se dedican a la creación de portales, periódicos... y cualquier otra información que aparezca en Internet. No debemos olvidar el auge que están adquiriendo las bibliotecas virtuales, que también son otro de los caminos por los que puede optar el licenciado en Filología Hispánica. En esta misma línea se están desarrollando importantes investigaciones en todo lo relacionado con la lingüística computacional, en las que la labor de los filólogos es imprescindible.